16.6.24

Una calabaza antes de ser calabaza


Un amarillo natural, una protuberancia que sirve para crear belleza y continuidad de la especie. Una flor. Naturaleza que se repite. Nada más que eso.




13.6.24

No tengas dudas de lo que tú eres


Es una buena pregunta. Para todo momento. ¿Y ahora…? 

Somos dudas y desde las dudas construimos. 

Si no tuviéramos dudas no seríamos capaces de avanzar, de construir algo nuevo.

¿Y ahora qué sigue?

Pues sigues tú.





11.6.24

Simplemente amarillos naturales


De amarillos. De amarillos naturales. De mirar para buscar colores similares a los que buscaba.

Colores y formas. Nada más que eso.

Puede que suficiente.



Buscar puertas de colores


Decoremos las puertas vacías de las calles para que tengan una sensación de vitalidad. Pongamos color en las calles para imaginarnos que están vivas. Disfrutemos al pasear por calles originales, diferentes, distintas a las habituales. 

9.6.24

También en arte: menos puede ser más

Al arte callejero, el Street Art, ese arte efímero que algunos realizan con mayor o menor gusto sobre los elementos urbanos, a veces necesita muy pocas pinceladas para resultar un pequeño poema. 

Este es el ejemplo más sencillo de entender. 

Con cuatro rayas de spray en negro han logrado crear una imagen de amor triste, de cariño incluso, de soledad, de miedo. 

Muchas veces también en arte sabemos que menos es más.


Soledad y mirar para otro lado. Es la moda


A raíz de la pandemia aprendimos a escondernos dentro de mascarillas y sobre las casas nos enseñaron que había que mirar hacia dentro y de otra manera. Teníamos cuevas y no lo sabíamos.

Pero hemos despertado de esa pandemia de hace cuatro años algo peores, más débiles, más histéricos y violentos, más solitarios.

No nos miramos, mucho menos nos tocamos, creemos que todos son enemigos en potencia, y hemos ido haciendo un caos ese mundo que nos imaginábamos mejor.


8.6.24

Las cadenas que nos unen unos a otros son diferentes


No son tiempos de culturas ni de líricas, tampoco de poner en valor las artes, de dedicar tiempo personal o colectivo al cuidado del pensamiento, al crecimiento interior. 

Aunque la verdad sea dicha, creo que nunca es momento para prosperar interiormente ni de forma colectiva ni de forma privada, si no es a través de una gran lucha interior contra uno mismo. 

Siempre el mundo y con él su sociedad ha valorado muy poco todo intento por crecer en conocimiento grupal, por disfrutar de las artes, por ser más felices por el interior y no por el exterior.

Así que tal vez estos tiempos de hoy no sean peores que otros de ayer o que incluso los que tengan que venir mañana. 

También es cierto que las personas que quieren elegir las miradas más interiores, suelen no mirar las circunstancias que golpean a la sociedad que solo miran, tal y como hacer las contrarias con los que intentan cultivarse y contemplar la valioso sin precio. 

Tal vez estamos llamados a no entendernos. 

Gracias a estos desencuentros, logramos que subsistan las dos formas de entender la convivencia y la sociedad. 

Los que buscan algo más (o mucho más) que sobrevivir, y los que creen que para vivir y convivir antes hay que llenarse por dentro de pensamientos e ideas.

Que cada persona sea libre para elegir su forma de mirar el mundo, de vivir su vida, de convivir con sus circunstancias y entornos.


Todos son dudas con el caos


¿Qué es el caos? 

¿Algo que simplemente no entendemos de forma rápida? 

¿Realmente es algo inentendible, desagradable?

¿Es incomprensible el caso y por eso nos desagrada?

         ¿Es lo mismo ininteligible que incomprensible?

¿Puede que el casos sea simplemente la suma de varias capas?

¿Podríamos entender mejor el caso, si pudiéramos separar por parte ese todo que no comprendemos?

      ¿Si alguna parte del caos la entendemos, la podemos utilizar de palanca?


2.6.24

Podemos ser viejos aunque seamos jóvenes. E incluso al revés


A veces nos encontramos con jóvenes muy mayores.

Y con mayores muy jóvenes. 

Es cuestión de la edad.

De la mental y de la otra.





Queda prohibido cansarse de lo que nos toca ver.

Hay que ser curioso siempre.

Podemos ser lo que nos de la gana ser.

La edad es solo un añadido natural.



1.6.24

¿Sufren los pimientos cundo los cortamos de la mata?


Será un pimiento.

Seguro.

Lo recogeremos de adolescente, sin formar del todo, para que sea suave.

Y lo meteremos en un aceite caliente, fuerte, con sal para realzar sus sabores.

Nunca nos hemos preguntado si este pimiento sufrirá.

No habla, no grita y por eso suponemos que no tendrá dolor cuando lo cortemos con la tijera de su mata.

No quiero tener dudas.

No quiero saberlo.






Bebés de tomates amarillos


Serán tomates.

En pocos días serán comestibles, alargados y amarillos.

En un poco de espera, pasarán levemente por el aceite de oliva para mantener su dulzor.





Un monasterio de Rumanía


Dos frescos ortodoxos.

Nunca estuvieron tan cerca.

Ni tan lejos.






El interior de un árbol, en dos tonos


Maderos texturizados.

Dos colores, dos tonos.

Son las tripas interiores de un árbol, convertido en madera de puerta.






31.5.24

Los altares se optimizan según los Dioses

Hay muchas maneras de levantar altares.

Muchas formas de adorar, de creer, de hablar con los que te protegen.


Hay muchas ideas diferentes para crear iglesias alrededor de cada uno de nosotros.

No todos los altares son iguales ni van dirigidos a los mismos Dioses.

30.5.24

Dos sociedades separadas por muchos siglos


   Dos sociedades.

                                                  Dos maneras de vivir. 

                Dando la cara despeinados aunque salgamos de la oscuridad.

Tapadas y escondidas aunque estén llenas de luz y de luces.

           Dos siglos muy diferentes, aunque sea el mismo siglo.






Las puertas de 1800 siempre son más duras que las personas


Un 1800 sobre una puerta indica su edad. No son tantos para un edificio casi histórico. Pero es cierto que bajo sus dinteles han pasado muchas personas que ya no pasan. Cosas que suceden por saber cuidarse. Las puertas siempre son más duras que las personas.

Por si hay duda sobre la edad, sobre el número, pregunté por lo mismo y me aseguraron que pone 1800.

Cuando el caos se apodera del paisaje, solo queda destruir todo


El caos se esconde entre los huecos de las paredes. 

Hay situaciones en las que el caos vive muy bien.

¿Queremos no verlo?

¿Nos gusta el caos?

Podemos elegir, y esperar las consecuencias.





29.5.24

Diseño de tranquilidad y diálogo


Simplemente suavidad.

Calma.

Tranquilidad,

Diálogo.

Tiempo para uno mismo.

Espacios diseñados para sentirnos bien.

No hay color por fuera, pues está por dentro de cada uno.

28.5.24

¿Puede ser bella la basura de la pared?


      La basura a veces está pegada en la pared.

La basura a veces fue un éxito cuando nació.

    Posiblemente ya nadie vea basura, sino decadencia.

                         La basura puede ser estéticamente hermosa.

          Pero la belleza de la basura se mira desde lejos.




27.5.24

Hotel en Rumanía con esquina tranquilizadora


Un simple rincón puede resultar un lugar exquisito, bellamente decorado y envolvente, trasladarte casi sin querer a otro espacio, a otro lugar

Este es un hall de un hotel de Rumanía. Un lugar para esperar, para descansar, para cambiar el tono de las miradas. Todo y nada.

Blancos, negros, grises y un ligero toque verde de las plantas para no destacar en exceso.

26.5.24

Entrada libre, como mandato divino


Es imperativo, casi una orden. 

Es un "Entrada Libre!!" que casi ordena y manda.

¿Entrada libre?

¿Y salida?

No existen las entradas libres, aunque lo parezcan.

Tampoco nadie sale igual a como ha entrado.

25.5.24

Ventana de Rumanía que llaman "Ojos"


Estas ventanas las llaman "Ojos" en Rumanía, son ventanas de altillos, de buhardilla, y que desde la calle aparentan ojos sobre el tejado. También depende del diseño en relación a todo el edificio.

Urbanismo de diseño sencillo, que resulta curioso.

17.5.24

Un cerdito zaragozano con Delicias


Un cerdito zaragozano.

Un muro con una firma.

Un detalle.

Pero un buen detalle en positivo, pues ofrece color en un espacio que debe recobrarlo.

No hay que explicar nada más.

Un dibujo simpático.



14.5.24

Una flor tímida que no es circular


Habitualmente no es una flor circular.

Se intenta esconder cuando el sol desaparece, pues tal vez sea una flor muy tímida.

Cuando hay mucha luz es provocadora, cuando está nublado se vuelve tímida.

Como cualquier persona de lo más habitual.

Los huecos están abiertos para poder entrar


Un hueco por donde nos podríamos caer.

Depende de nuestro tamaño.

Pero lo cierto es que nadie sabe qué hay al otro lado.

Si alguien ha caído alguna vez, nunca ha vuelto para contárnoslo.

Lo cual no es pista suficiente.

Podría ser una opción tan positiva, que ya no quieren saber nada de nosotros.


Un señor zaragozano, con muy mala cara


Con el Arte Urbano te puedes llevar las sorpresas de que te asuste, de que incluso intente amenazarte. 

Es Arte.

Intenta provocarnos.

Este señor ya estaba inventado antes del grafiti artístico. 

Pero aun así su mirada denota ganas de jodernos.

Mantener una cierta distancia puede ser un primer punto obligado.

13.5.24

Volverse gris en la vida es un problema


Cuando perdemos color, algo nos pasa.

Y nada bueno.

Cuando ganamos amarillos y perdemos magentas, la cosa se puede complicar.

Pero lo peor de todo es cuando nos volvemos grises.

No nos debemos preocupar si no sabemos bien qué es la vida


Cuando a una flor la envolvemos en misterios, es que ya está muerta.

Las telas de araña solo crecen entre las basuras de otros, sobre huecos que ya no nos importan.

Todos vamos dejando huellas, incluso aunque seamos muy diminutos.

La suma de nuestra huellas van dejando surcos que podrían envolver el universo. 




8.5.24

Somos agua que se evaporaba contínuamente


Quedar escachado es triste.

Los humores interiores se te escapan.

Somos agua.

Y curiosamente esa misma agua al evaporarse se vuelve a convertir en más agua.

Esa es la resurrección y la vida.

Nuestras aguas interiores no sabemos a quien pudieron pertenecer.

Nuestros humores pudieron ser antes humores de una flor escachada.

Somos nubes sólidas que sabemos hablar, leer y escribir.





6.5.24

Una arañuela en Zaragoza


No hay muchos tipos de flores azules, son minoría. Pero que el color no sobresalga por encima de toda ella, que el color está por debajo de las partes más altas de las flores, es cuando menos un detalle que la convierte en más curioso todavía.

Es una Nigella Damascena vista en Zaragoza. 

También se la llama arañuela, negrilla, ajenuz o estrella de mar. Sus semillas son muy negras y puede crecer de manera silvestre, como es posible que haya sucedido en este caso, junto a otras hierbas en el centro de Zaragoza.

2.5.24

Ojos que no son capaces de mirar


Son ojos de la madera.

No nos miran.

Creemos.

Pero curiosamente solo los vemos cuando matamos al árbol.

Son ojos que están dentro.




30.4.24

A veces es mejor dejarse llevar por lo que vemos


Un dedo montaña, un pizco, una mano doblada sobre sí misma. 

Todo y nada de eso. 

Una sensación mirada, una esquina y una luz. 

Un martes que es viernes, un momento de aire libre, una ocasión de probar unas experimentaciones.

A veces es mejor dejarse llevar por lo que vemos, sin preguntarnos nada más.


Arriba y abajo, casi de lo mismo


La posición logra mostranos de otra forma lo que observamos.

La posición del objeto y la nuestra.

Mirar moviéndonos, logra que todo cambie.

Ordena tus miradas, resuelve los momentos.

Enfádate con las sombras que no te dejan ver.

Se trata de intentar recordar algo más, lo que ya has observado.

Canal negro abierto para dos dedos


Un dedo.

Unas formas.

Unos huecos que se han pintado de negro.

No sé si tan siquiera llega a una sensación.

Ni tampoco si es una duda.

Una calle entre dos dedos más bien.


28.4.24

Flor del cebollino a la luz de la mañana


Serán cien cebollinos, hojitas verdes largas para tortillas, para ensaladas, para aromatizar. Pero de momento es una flor que se deja querer por la luz de las mañanas.

27.4.24

La inseguridad de la ilusión real


Hay veces que la ilusión cuando se tiene enfrente, produce inseguridad. Lo que crees posible dentro de una caja, al salir a la calle, nos convierte en indefensos, ya no estamos en el confort del hogar sino enfrente a la realidad. Aunque sea falsa.

El niño sospecha que era más seguro verlo de manera artificial, pero sin duda mucho menos ilusionante. Cree que tenerlo tan cerca le supone el peligro de lo desconocido. ¿Es real? ¿Qué es realmente lo que ve?

El confort de hogar lo tiene el niño en su madre. Sigue siendo una persona segura, pues sabe que se puede agarrar a ella.

25.4.24

Pierre Gonnord y sus retratos "girados"


Ha muerto uno de los mejores fotógrafos afincados en España, capaz de retratar el interior de las personas con sus miradas. Pierre Gonnord aunque nacido francés llevaba desde el año 1988 en España, desde donde repartía obras de retratos por todo el mundo, y retratos no siempre de personas.

Tenía Pierre Gonnord un pequeño truco para conseguir de las personas esas miradas un punto especiales. Es un truco viejo. Las ponía casi de perfil, y las obligaba a que giraran la cabeza para mirar de frente a la cámara. De esta manera los ojos se abren más, se vuelven más expresivos. Luego el arte en la Luz y en los complementos, hacían sus fotografías como pequeños retratos interiores de las personas, con unas texturas de las pieles muy marcadas.

Hay muchas maneras de quitarnos la libertad


Todos creemos que esto no va con nosotros. Que nunca nosotros tendremos que llevan encima de nuestra cabeza una tapadura como esta. Nos equivocamos. Hay muchas maneras de quitarnos la libertad, de meternos miedo, de cubrirnos la cabeza de pensar.

Todos creemos que esto es cosa de otras culturas, de otros países. Pero no sabemos que realmente no hace tanto todavía se ejecutaba en España, que incluso en Zaragoza, en donde ahora hay media docena de grandes terrazas de bares, se cortaba el cuello a los condenados frente a la Puerta Cinegia.

¿De verdad somos tan cortos de pensar que mientras miremos hacia otro lado, estamos de alguna manera consintiendo que eso exista y se pueda contagiar?

24.4.24

Un poco de sueños rotos e ilusiones perdidas


Si cogemos una pared de Pontevedra que antes servía para cerrar hacia la calle una empresa ya quebrada, y observamos bien lo que nos muestran sus cristales pintados, enseguida entendemos que cuando la muerte entra en tu negocio, lo mejor es tapar los cristales con pintura negra, para que los bichos malos no se pongan a pintar recuerdos.

Dentro había un negocio, una inversión. Ahora no hay más que polvo. Las ilusiones se han evaporado.

18.4.24

Sé lo que me espera, y en silencio


Aunque lo enmarquemos, lo pintemos de rosa, lo mostremos al público en general, sé lo que le espera. 

Ella también lo sabe pero no logra expresarse. 

Todo empezó con un gusano baboso, y fue dejando huellas.

Los mordiscos acabaron con su futuro, y ahora simplemente espera.

Es cuestión de… ¿horas?

También la basura contiene vida.



17.4.24

Se puede querer al revés, pero es mejor al derecho


Te quiero incluso al revés, pero no sé explicarme así, tengo que terminar con lo habitual, no puedo ser original pues mis amores pierden sentido y color.

Creo que lo de menos es la posición en la que te quiero, sino saber gestionar los tiempos y las libertades, los espacios y las miradas, las sonrisas y las soluciones.

El número 57 decorado para agradar


El 57 puede ser un gran número para quien lo usa. Este está bellamente decorado en una calle zaragozana, para llamar la atención y para que nos quedemos mirando su simpleza. Es bello por lo sencillo. 

16.4.24

Era la decrepitud antes de la muerte, con color

La vida natural y con color se agarra a la madera muerta para darle amarillo vivo que semeja la vida. 

Por dentro sus arrugas todavía conservaban la sangre que le ofrecía la oportunidad de sacar algunas hojas todas las primaveras, pero no tantas como antaño, no en la misma cantidad de las que sacaban sus vecinos más jóvenes. 

Era la decrepitud antes de la muerte.

Margaritas azules, moradas, violetas

No hay muchas flores azules o moradas, y en casi todos los casos son fruto de selecciones casi de laboratorio vegetal, por decirlo de alguna manera suave. 

Estas que vemos arriba son bellas y con eso nos quedamos. 

Flores casi azules totales en donde el amarillo logra unos contrastes máximos. 

Unas simples margaritas primaverales que destacan por su color.

Añoramos lo que no tenemos. Ahora no es Otoño


Añoramos lo que no tenemos.

Estamos en Primavera y nos agobia el calor que nos parece excesivo.

Cuando estamos en Otoño creemos que se acaba el mundo mundial y se nos caen las ideas al suelo, por estar secas.

Nunca estamos contentos con lo que nos toca.

Y si al menos fuera para intentar mejorar, pues no estaría nada mal.

Lo malo es que muchas veces es para sentirnos mal.

Os dejo un Otoño, por si tenéis añoranza.

Terminará viniendo.

15.4.24

0070 - Cuidado con los descuentos mentirosos

Con los números a veces tienden a engañarnos. Los números son unas herramientas que en manos de los liantes se pueden modificar y trampear. Cuidado con ellos. 

No es lo mismo un 70% de descuento, que un producto al 70% de su precio. Está claro esto. 

Pero a veces los textos que acompañan a los números ayudan a liarnos.

Os dejo el número 70 de una tienda de ropa de Milán, hermoso y muy rojo, envuelto en más colores que lo embellecen.

1530 - 1895 El amor y las hierbas para curar

La frase de esta fachada me parece fabulosa, lógica y escondida. Y digo escondida no por estar escrita en latín, sino por lo poco que nos la creemos. 

¿De verdad tenían razón estos viejos farmacéuticos del siglo XVI? ¿Sigue siendo cierto en el siglo XXI?

“El amor no puede curarse con hierbas”