18.4.24

Sé lo que me espera, y en silencio


Aunque lo enmarquemos, lo pintemos de rosa, lo mostremos al público en general, sé lo que le espera. 

Ella también lo sabe pero no logra expresarse. 

Todo empezó con un gusano baboso, y fue dejando huellas.

Los mordiscos acabaron con su futuro, y ahora simplemente espera.

Es cuestión de… ¿horas?

También la basura contiene vida.



17.4.24

Se puede querer al revés, pero es mejor al derecho


Te quiero incluso al revés, pero no sé explicarme así, tengo que terminar con lo habitual, no puedo ser original pues mis amores pierden sentido y color.

Creo que lo de menos es la posición en la que te quiero, sino saber gestionar los tiempos y las libertades, los espacios y las miradas, las sonrisas y las soluciones.

El número 57 decorado para agradar


El 57 puede ser un gran número para quien lo usa. Este está bellamente decorado en una calle zaragozana, para llamar la atención y para que nos quedemos mirando su simpleza. Es bello por lo sencillo. 

16.4.24

Era la decrepitud antes de la muerte, con color

La vida natural y con color se agarra a la madera muerta para darle amarillo vivo que semeja la vida. 

Por dentro sus arrugas todavía conservaban la sangre que le ofrecía la oportunidad de sacar algunas hojas todas las primaveras, pero no tantas como antaño, no en la misma cantidad de las que sacaban sus vecinos más jóvenes. 

Era la decrepitud antes de la muerte.

Margaritas azules, moradas, violetas

No hay muchas flores azules o moradas, y en casi todos los casos son fruto de selecciones casi de laboratorio vegetal, por decirlo de alguna manera suave. 

Estas que vemos arriba son bellas y con eso nos quedamos. 

Flores casi azules totales en donde el amarillo logra unos contrastes máximos. 

Unas simples margaritas primaverales que destacan por su color.

Añoramos lo que no tenemos. Ahora no es Otoño


Añoramos lo que no tenemos.

Estamos en Primavera y nos agobia el calor que nos parece excesivo.

Cuando estamos en Otoño creemos que se acaba el mundo mundial y se nos caen las ideas al suelo, por estar secas.

Nunca estamos contentos con lo que nos toca.

Y si al menos fuera para intentar mejorar, pues no estaría nada mal.

Lo malo es que muchas veces es para sentirnos mal.

Os dejo un Otoño, por si tenéis añoranza.

Terminará viniendo.

15.4.24

0070 - Cuidado con los descuentos mentirosos

Con los números a veces tienden a engañarnos. Los números son unas herramientas que en manos de los liantes se pueden modificar y trampear. Cuidado con ellos. 

No es lo mismo un 70% de descuento, que un producto al 70% de su precio. Está claro esto. 

Pero a veces los textos que acompañan a los números ayudan a liarnos.

Os dejo el número 70 de una tienda de ropa de Milán, hermoso y muy rojo, envuelto en más colores que lo embellecen.

1530 - 1895 El amor y las hierbas para curar

La frase de esta fachada me parece fabulosa, lógica y escondida. Y digo escondida no por estar escrita en latín, sino por lo poco que nos la creemos. 

¿De verdad tenían razón estos viejos farmacéuticos del siglo XVI? ¿Sigue siendo cierto en el siglo XXI?

“El amor no puede curarse con hierbas”

Ocho ángeles sujetando de la mano, una columna

Es un capitel en la Catedral de Milán con una suerte de ángeles cogidos de la mano, dándole la vuelta al mismo, como sujetándolo. 

Una solución sencilla para darle, con ocho ángeles desnudos, un aire hermoso a las piezas que sujetan las columnas.

Hubo tiempos en los que poner ángeles desnudos no estaba mal visto ni prohibido.


No es Otoño, lo sé. Ya no caen hojas, ahora nacen. Lo sé. Pero eso no quiere decir que me tenga que olvidar de las que antes han caído y ya no están con nosotros.

Esas hojas dejaron hueco para las siguientes. Sin aquellas, las muertas, las caídas, las olvidadas…, las otras no estarían aquí.

El tronco sigue, el árbol sigue, los recambios siguen. 

Todo sigue. 

Por eso aquella, la que cayó al suelo ya seca, sigue siendo importante.

14.4.24

A poco que nos pongamos a picar en el suelo, sale el mar


A poco que nos pongamos a picar en el suelo, sale el mar. Y si eres de muy interior, salen los lechos escondidos de los ríos.

Somos agua. 

Dentro somos agua pero por debajo también somos agua.

Lo árido se escapa con el aire, y mejor así.

Llevamos miles de años viviendo del agua, con el agua, por el agua.

13.4.24

Fotografía rayada o el destino de la madera con huecos

Luces horizontales rayadas. 

Brillos de colores o de no colores. 

Colección de maderas en el techo. 

           Húmedas reacciones. 

                                  Tal vez sombras y soles.



Lo que importa son las sensaciones


Palote.

Palote apoyado.

Silla.

Sensación de rezar.

Las puertas antiguas que nos llevan al pasado

Las puertas antiguas son ahora simples objetos muertos que nos miran. 

Testimonios de otras vidas, de tiempos ya fallecidos. 

Alguien las construyó con la mayor ilusión de uso. Y se usaron desde lo nuevo. Ahora ya no.

Hoy nos parece algo caduco, un simple cadáver de otros tiempos. 

Si acaso algo bello en el momento de la mirada.

12.4.24

A veces no nos entendemos bien



 A veces puede ser algo simple.

Pero lo simple es a veces tremendamente complejo.

No siempre, solo a veces, vemos lo complejo.

Pero siempre vemos lo bello, aunque a veces no lo notemos.

10.4.24

Gayata con flores y una silla


Las herramientas urbanas son variadas y para un turista o viajero a veces cuando se encuentran detalles que los de la ciudad entienden bien, se sorprenden.

¿Qué representa esta gayata con flores junto a una silla en las puertas de una basílica?

Todos tienen que descansar, incluidos los que rezan por los demás.

Hay que creer en las primaveras, aunque haga mucho frío


Soles de primavera que alumbran jardines.

Brillos de la mañana de riego, para creer en la resurrección y la vida. 

Color.

Siempre mucho color, para que no se nos caigan las ganas de seguir avanzando.

Hay que creer en las primaveras, aunque haga mucho frío.

Incluso aunque estemos en invierno.



9.4.24

Una flor de supermercado alemán


Podríamos pensar en una flor tropical, rarísima, curiosa, difícil de encontrar. Pero no. 

Es una sencilla flor de terraza doméstica, salida y crecida de esas semillas que venden en los grandes almacenes de nombre alemán como poco.

A veces las sorpresas naturales son curiosas.

8.4.24

Una puerta muy utilizada


Entrar, salir. Una simple cerradura muy utilizada.

Una puerta vieja y repintada que lleva heridas.

De nada sirven los apaños, pues la edad de las cosas se nota siempre.


7.4.24

Puerta madrileña con gracia y color


Hay puertas simpáticas en todos los urbanismos, puertas con Arte y con salero, puertas que son más que simples huecos para entrar o salir. Las calles con puertas de colores ganas, resultan mucho más atractivas. 

Y las empresas que están detrás de esas puertas lo saben y hacen uso de la pintura urbana para poner en valor sus empresas, sus marcas.

Esta puerta está en Madrid, y es un ejemplo sencillo de que se puede mejorar el aspecto de una calle con pequeños toques de colores. 

5.4.24

¿Es qué se diferencia una ruptura de una rotura?


Las roturas pueden ser casuales, incluso los restos de esas roturas pueden ser hermosos. Las huellas de las roturas no son las mismas que las de las rupturas. Aunque a veces una rotura se parece mucho a una ruptura. Los humanos venimos sin libro de instrucciones, y las paredes rotas también.

Fórmula de Fijador para papel y película fotográfica


No hace mucho os dejó la Fórmula de revelador de papel en Blanco y Negro que utilizaba hace ya de eso unos 50 años. Una barbaridad. Esta otra es la Fórmula de Fijador que utilizaba tanto para papel como para película. 

Como en aquellos tiempos comprar metabisulfuto ya era complicado a veces, en la propia fórmula os dejo la variables que entonces utilizaba con bisulfito de sosa, seco o líquido. 

Efectivamente, ahora ya se puede comprar el fijador fotográfico hecho de forma industrial. Y seguro que además será más barato y de más calidad. Pero no está de mas que se conozcan casi las prehistorias de la fotografía analógica, los productos que utilizábamos para revelas y fijar tanto el papel como la película. 

Otro día os dejaré algún revelador de película.

Como ya sabéis, el fijador NUNCA debe tomar contacto con el revelador, pues lo estropea, en cambio era permitido que el revelador sí pudiera tener contacto con el fijador. Ni las manos húmedas de fijador pueden entrar con el revelador.

Si se quiere que el líquido del fijador dure más tiempo, entre ambas cubetas poníamos un baño de "paro" que era agua con vinagre que de alguna manera paraba el revelado y lavaba el material (sobre todo en papel) para que no contaminara con el revelador el líquido del fijador. En ese baño intermedio lo teníamos unos pocos segundos.

Y como es lógico, tanto el revelado como el baño de paro y el primer minuto del baño de fijado, se hacía con luz roja si era papel y a oscuras si era película.

3.4.24

Publicidad impactante en Madrid


A veces el urbanismo urbano te atrapa con sus enormes carteles, que se hacen así, tremendos, precisamente para obligarte a mirarlos, a que te quedes con su contenido. Nos tratan como a diminutos seres que caemos atrapados por sus carísimos proyectos publicitarios.

Si forma de influir no es tanto el que te quedes prendado de una marca, como que te quedes atrapado or una sensación, que en el subconsciente se quede el poso de la grandiosidad, del impacto. Publicidades hay muchas y ahora a veces de lo que se trata es de ser más impactante que la competencia.

2.4.24

Pura casualidad o puro encontronazo. Pura durabilidad


Como una minúscula cadena, como un enganche de por vida, metal que no sabemos qué era. 

Unión mágica y casi química pues nadie sabía separarlo. 

Suena, sí, suena a esos amores mágicos que nadie sabe explicar. 

¿Será química o será magia?

Pura casualidad o puro encontronazo. Pura durabilidad.

No molestemos, por favor, ni tan siquiera miremos


No molestemos, por favor, ni tan siquiera miremos para no sentirnos mal. Hay que dejarles estar, forman parte del precio que tenemos que pagar por vivir mejor que ellos. Es la vida, nos tenemos que acostumbrar. Incluso dicen algunos que se lo merecen. Y otros que lo disfrutan y están así por que quieren. 

¡Uff! pero cuesta dejar ese insulto nuevo que nos lanzan y que llaman "Buenismo" aparcado en la cabeza. No somos buenos por parecerlo, no lo somos por decir que esto está mal. Y no somos buenos porque también lo admitimos, como todos. Y porque también nos ruborizamos. Solo nos ruborizamos.

1.4.24

Una Ley de Fin de Mundo, no escrita


Nadie se quería sentar. Así que sucedió lo lógico en estos casos. El Fin del Mundo invadió los asientos y tomaron posiciones. Enseguida se apoderaron del descanso y todos tuvimos que seguir de pie si queríamos seguir funcionando.

Lo curioso es que además no nos tuvimos quejar de que no procuraban nuestro descanso, ues nos tuvimos que oír que nos lo habían ofrecido y dejamos que crecieran telarañas.

Si no cuidados lo poco que nos ofrecen, al final además de perderlo, nos considerarán culpables y lerdos. Es Ley de Vida, o incluso ley de Fin de Mundo.

El Arte como terapia para disfrutar de la vida


El Arte como actividad vital es maravilloso, no solo acompaña y entretiene, sino que ayuda a mirar de otra manera y a comprender que nada es tan simple y sencillo como nos imaginábamos.

Esta imagen es de la Barcelona gótica y nos muestra a un grupo de mujeres bocetando, dibujando un edificio de ese gótico catalán tan bien conservado.

Es una actividad artística, pero a su vez es una actividad de compañía, de relación, de hablar y comentar mientras nos abstraemos de las tonterías o de las gravedades.